¡Un alojamiento de ensueño para los amantes de la diversión y del fondo marino! Esta espaciosa villa cuenta con una sala de estar independiente que también da acceso a su preciosa terraza privada. Allí podrás disfrutar de los mejores atardeceres de Maldivas desde su piscina, relajarte en sus cómodas tumbonas volver a ser un niño con su tobogán.

Su acceso directo a la laguna te permitirá descubrir las joyas de su arrecife a escasos metros de tu terraza. ¡Un sueño hecho realidad!